Luego de un largo periodo donde los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 debieron acudir a establecimientos de Santiago y Viña del Mar para obtener bombas de insulina, a partir de enero de este año el hospital San Juan de Dios de Los Andes comienza a entregar nuevamente estos dispositivos a los pacientes de Aconcagua que la requieren, de acuerdo a lo establecido en la Ley N°20.850, conocida como Ley Ricarte Soto.

Patricia Meza Lazcano es una joven estudiante de Pedagogía en Matemáticas e Informática, quien recibió su bomba de insulina de los integrantes del Policlínico de Diabetes del Hospital San Juan de Dios de Los Andes, conformado por el Dr. Rodrigo Ibaceta, la enfermera Alexandra Zamora, la Nutricionista Claudia Ibaceta y el psicólogo Freddy Alvarado; junto al Director (S) Dr. Arturo Ramírez.

Hace 21 años que Patricia vive con diabetes tipo 1 inestable severa y esta bomba le entrega las dosis precisas de insulina, para prevenir las hipoglicemias (baja de azúcar en la sangre). “Espero que mi vida cambie para mejor y poder mantenerme con los niveles de azúcar dentro de los rangos, algo que es muy difícil para un diabético”, explica feliz Patricia. 

El Dr. Rodrigo Ibaceta, diabetólogo y nutriólogo del HOSLA, expresó su orgullo porque esta reacreditación implica un trabajo arduo del equipo que integra, lo que permite a los pacientes de Aconcagua acercarse a este tratamiento, sin necesidad de ser derivados a un establecimiento de mayor complejidad. Cabe señalar que en la zona existen otros 3 usuarios de bomba de insulina, quienes fueron trasladados desde el Hospital Barros Luco y desde el Hospital Dr. Gustavo Fricke.

Es preciso señalar que el HOSLA inició la entrega de bombas de insulina el año 2017, cuando se puso en marcha la Ley Ricarte Soto. En aquella oportunidad el equipo era liderado por la Dra. Andrea Zapata, quien posteriormente se alejó del hospital. Por este motivo, no se pudo continuar con la acreditación necesaria para entregar este dispositivo a los pacientes. Hoy, y gracias a la participación del Dr. Rodrigo Ibaceta en el equipo de Diabetes del HOSLA, las personas que requieren tratamiento con bombas de insulina no necesitan trasladarse a Viña del Mar o Santiago para obtenerlas, ya que es posible realizar su diagnóstico, obtener el tratamiento y realizar el seguimiento necesario en el hospital andino.