situación que se podría agravar cuando se ejecuten las obras proyectadas en los terrenos de la ex Aduana, como es el nuevo Cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos, el CFT Estatal y un complejo deportivo, lo que necesariamente aumentará el tránsito de personas por ese sector”.

En relación con el EDLI, el grupo de trabajo acordó elaborar una estrategia de inclusión alternativa, que además recoja los impactos que ha provocado el COVID  entre las personas discapacitadas, especialmente en el acceso a empleos estables,  y entre las personas adultos mayores, quienes han resentido su salud debido a la falta de movilidad debido a las restricciones  de desplazamiento

Finalizó el Concejal Arellano señalando que en el ámbito de la superación personal de persona con discapacidad “en Los Andes tenemos el caso excepcional del deportista no vidente Ignacio Aldana, quien fue la primera persona discapacitada que cruzó a pié la cordillera de Los Andes en febrero de 2020,  durante 8 días de caminata, rememorando con ello la Gesta de los Generales San Martín y O”Higgins,  logro del cual este mes se cumplirá un año. Ello nos demuestra que para una persona discapacitada no hay límites que no se puedan superar si es que la sociedad crea las condiciones para su plena integración”.

En relación con el EDLI, el grupo de trabajo acordó elaborar una estrategia de inclusión alternativa, que además recoja los impactos que ha provocado el COVID  entre las personas discapacitadas, especialmente en el acceso a empleos estables,  y entre las personas adultos mayores, quienes han resentido su salud debido a la falta de movilidad debido a las restricciones  de desplazamiento

Finalizó el Concejal Arellano señalando que en el ámbito de la superación personal de persona con discapacidad “en Los Andes tenemos el caso excepcional del deportista no vidente Ignacio Aldana, quien fue la primera persona discapacitada que cruzó a pié la cordillera de Los Andes en febrero de 2020,  durante 8 días de caminata, rememorando con ello la Gesta de los Generales San Martín y O”Higgins,  logro del cual este mes se cumplirá un año. Ello nos demuestra que para una persona discapacitada no hay límites que no se puedan superar si es que la sociedad crea las condiciones para su plena integración”.

Circular por la ciudad en estos tiempos, es una verdadera odisea para las personas con discapacidad y para los adultos mayores, quienes se exponen a graves  accidentes”.

Una jornada de evaluación efectuó el miércoles pasado por el Concejal Octavio Arellano con representantes de diversas instituciones relacionadas con personas con discapacidad y de adultos mayores, donde se estableció que hay diversos organismos  públicos y privados que no han cumplido cabalmente con la ley de accesibilidad universal establecida en la ley  N° 20422 de 2010, a pesar que el municipio lleva adelante el proyecto EDLI, como se conoce la Estrategia de Desarrollo Local Inclusivo, para lo cual se ha destinado la suma de 87 millones de pesos.

Al respecto, el concejal señaló que “entre los representantes de los discapacitados con quienes nos hemos reunido, existe la sensación de que el programa EDLI tiene muy poco de estratégico, ya que las mayor parte de los recursos se han destinado a la contratación de personal y muy poco a inversión en mejoramiento de la infraestructura que permita la accesibilidad universal  en la comuna. Ello lo hemos podido corroborar con el informe que se nos presentó al Concejo, en que los productos concretos han sido muy pocos. Tal es así, que el presupuesto municipal, para el año 2021, no considera proyectos de infraestructura que permitan superar esta carencia. Para quienes recorrimos las calles de la ciudad, somos testigos que existen verdaderas barreras que impiden la circulación segura, muchas de las cuales se podrían resolver  con un poco de fiscalización, como es el caso de instalación de cajas con verduras u otros productos en la vereda, y otras que requieren labores de mejoramiento, como es el caso de veredas sueltas o levantadas por árboles, existencia de casetas de teléfonos sin uso que no se han retirado, tazas de árboles abiertas, sin protección  y muy profundas, por mencionar algunas”.

En relación con las exigencias de la ley N° 20.422, el concejal señaló que “es una norma obligatoria para todos, especialmente para los órgano del Estado y los Municipios, ya que dispone que los bienes nacionales de uso público administrados por el Estado, sus organismos o las municipalidades, en especial, las vías públicas, pasarelas peatonales, parques, plazas y áreas verdes, deberán ser accesibles y utilizables en forma autovalente y sin dificultad por personas con discapacidad, especialmente por aquéllas con movilidad reducida. Sin embargo, si alguna persona discapacitada quiere ingresar al municipio de Los Andes, no tiene cómo hacerlo ya que o existe una escalera mecánica ni menos una  rampa hasta el salón. En el caso de la Gobernación, para acceder debe hacerlo por el patio posterior, lo que nos parece un trato no igualitario en el acceso a los servicios. Tampoco tiene acceso especial  la Inspección del Trabajo y menos aún, condiciones para acceder al Hospital desde el centro, ya que cruzar desde la avenida Argentina tiene un riesgo extremo, por la falta de semáforos con sonido para no videntes. Sobre esto último hemos visto con mucho interés las propuestas de Claudio Martínez, un pequeño emprendedor no vidente, quien con mucha creatividad ha planteado  la posibilidad de un cruce subterráneo, lo que nos parece una propuesta muy interesante y que se debe evaluar, para lo cual estamos pidiendo se invite a Claudio a la próxima sesión de concejo a exponer sus ideas. Respecto de la forma como estas ideas ayudan a resolver el conflicto vial que se produce en el entorno del Hospital y los efectos del cruce ferroviario en la circulación vial hacia la zona norte de la ciudad, el Concejal Arellano señaló que “ideas como las de Claudio y de otras personas discapacitadas, como César Arancibia e Ignacio Aldana, son complementarias con la propuesta que hemos hecho al Municipio y al Ministerio de la Vivienda, como opciones para facilitar el acceso a la ciudad desde San Esteban, y resolver a la vez el acceso al Hospital de Los Andes, especialmente del Servicio de Urgencia. Una de las opciones es trasladar el ingreso al Hospital por la calle Papudo Norte, y ejecutar un proyecto urbanístico que considere el soterramiento de la calle Hermanos Clark, desde antes el cruce ferroviario hasta su intersección con calle Maipú, incluyendo la calzada vehicular  y la vereda  peatonal, lo que también permitiría un acceso seguro al Hospital. Ello ayudaría a resolver la grave congestión vehicular que se produce en el acceso norte de la

comuna, situación que se podría agravar cuando se ejecuten las obras proyectadas en los terrenos de la ex Aduana, como es el nuevo Cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos, el CFT Estatal y un complejo deportivo, lo que necesariamente aumentará el tránsito de personas por ese sector”.

En relación con el EDLI, el grupo de trabajo acordó elaborar una estrategia de inclusión alternativa, que además recoja los impactos que ha provocado el COVID  entre las personas discapacitadas, especialmente en el acceso a empleos estables,  y entre las personas adultos mayores, quienes han resentido su salud debido a la falta de movilidad debido a las restricciones  de desplazamiento

Finalizó el Concejal Arellano señalando que en el ámbito de la superación personal de persona con discapacidad “en Los Andes tenemos el caso excepcional del deportista no vidente Ignacio Aldana, quien fue la primera persona discapacitada que cruzó a pié la cordillera de Los Andes en febrero de 2020,  durante 8 días de caminata, rememorando con ello la Gesta de los Generales San Martín y O”Higgins,  logro del cual este mes se cumplirá un año. Ello nos demuestra que para una persona discapacitada no hay límites que no se puedan superar si es que la sociedad crea las condiciones para su plena integración”.