El tradicional desfile del “Día de las Glorias del Ejército” se realizó en la elipse del parque, esta vez sin público y con la participación de alrededor de 6.500 efectivos, un número menor al de años anteriores.

Tras la llegada del Presidente Sebastián Piñera al desfile, en carruaje, el animador del evento señaló que se realizaría un “acto de sincero reconocimiento a esa cadena de hombres y mujeres que han dedicado sus mayores esfuerzos a proteger a la población y atender a quienes han sido afectados por la pandemia”.

Acto seguido, se desplegó de una bandera gigante de Chile, escoltada por militares, carabineros, funcionarios de la PDI y representantes de la sociedad civil, entre los que se encontraban familiares de soldados que han perdido la vida durante actividades de fiscalización y por aquello que aún permanecen con vida, pero quedaron con una discapacidad. También habían huasos, bomberos, matronas, paramédicos, auxiliares, camilleros, personal de aseo, enfermeras y médicos como el doctor Sebastián Ugarte, este último descrito como “un rostro creíble y respetado de la lucha contra la emergencia sanitaria que estremece a Chile y al mundo”.

Una vez terminada las presentaciones, se aplaudieron a quienes ayudan a mitigar los efectos de la enfermedad y se pidió un minuto de silencio por las 37.359 víctimas fatales por causas asociadas al coronavirus, esto acompañado por un toque de diana.

Posteriormente, se entonó el himno nacional y se dio paso al club de huasos, quienes al son de la música bailaron un pie de cueca y regalaron un cacho presidencial a Sebastián Piñera, el segundo que recibe.

Finalizado este acto, se dio paso a la Parada Militar 2021 que incluía batallones del Ejército, la Armada, Fuerza Aérea, Carabineros y sus unidades caninas y la PDI. Todos los estandartes tenían un listón negro para recordar a quienes han perdido la vida.