La participación de las mujeres en las Fuerzas Armadas de Chile tiene una larga historia, la conquista de nuevos espacios de participación que inició hace más de 40 años. Sin embargo, la contribución femenina en las instituciones ha adquirido mayor reconocimiento en los últimos 10 años, y desde entonces las mujeres chilenas siguen sobresaliendo profesionalmente.

Bien lo sabe la Mayor Yashna Tomicic H., ya que el 18 de diciembre de 2019 fue un día especial, en aquella oportunidad se graduó como Ingeniero Politécnico Militar, obteniendo además, el primer lugar de su promoción (2015 – 2019). Tal distinción la hizo merecedora de la medalla al Mérito Profesional “Ministro de Defensa Nacional” y de la condecoración “Cruz de Malta”. Durante la ceremonia, el Comandante de Educación y Doctrina señaló que el desafío de estos oficiales “será continuar perfeccionándose para los escenarios de nuestro tiempo, ofreciendo propuestas con visión de futuro que sean factibles y realistas, en una sociedad cada vez más exigente con sus Fuerzas Armadas”. 

Es por eso que justamente la Mayor Tomicic, actualmente Asesora de Abastecimiento de la VI División de Ejército en la ciudad de Iquique, se trasladará a Inglaterra el próximo año para efectuar un Magíster en Administración y Finanzas, con el fin de aplicar esos conocimientos poniéndolos al servicio de la Institución. “Estudiar con profesores y alumnos de distintos países entrega valiosos conocimientos, además de una perspectiva más amplia”, explica la oficial.

En este contexto, la Mayor Tomicic recuerda que obtener el título de Ingeniero Politécnico Militar fue todo un desafío. Por una parte, estaban los deberes propios de ser madre, y por otro, el hecho de retomar los estudios después de estar enfocada cien por ciento a la actividad laboral. “Aprobar los ramos de ciencias básicas tuvo su dificultad, sin embargo, al pasar a asignaturas más propias de mi especialidad como Análisis Financiero, Gestión de Contratos, Finanzas Públicas, Adquisición de Sistemas de Armas y Formulación de Proyectos, fui tomando el ritmo y abordando los contenidos con más propiedad. En ese sentido pienso que todo este aprendizaje suma y genera nuevas capacidades en un Ejército, que dada la realidad del país, no tiene margen para improvisar”.

De estas más de dos décadas de carrera militar, destaca el vínculo establecido con el personal de suboficiales, pilares fundamentales en la formación práctica del oficial en las respectivas unidades. “Tenemos la suerte de contar con personas altamente capacitadas y profesionales en las más diversas áreas de gestión. Sabemos que los jóvenes que egresan de la Escuela Militar cuentan con mucho entusiasmo y una energía nueva, pero la realidad tiende a ser más compleja. Ahí surge el conocimiento técnico y específico del Suboficial, sin el cual no se forman equipos, no se logran las metas. En definitiva, el trabajo en conjunto permite avanzar al Ejército en forma significativa”.

Actualmente, cuando la Mayor Tomicic, aplica todo lo aprendido en la optimización de personal y recursos, reconoce que quisiera contribuir en un futuro próximo en la Dirección de Finanzas del Ejército. Tiene claro que en la Institución hay que estar donde lo disponga el Ejército de acuerdo a las necesidades del país, y para eso, “hay que estar siempre preparado, tanto en lo físico como en lo intelectual y con la motivación de nunca perder el deseo de aprender”.