TIERRA AMARILLA REGIÓN DE ATACAMA .- A las 14.10 horas de este viernes 29 de octubre, a la edad de 50 años, dejó de existir el ex alcalde de Tierra Amarilla Osvaldo Cristian Delgado Quevedo, tras el padecimiento de una patología que minó su salud, ocasionándole una severa baja de sus defensas, proceso que se vio agravado con la persecución política y judicial de la que fue víctima.

Osvaldo nació el 24 de septiembre de 1971, en la comuna de Tierra Amarilla, en el seno del matrimonio conformado por  Eduardo del Carmen Delgado  y Graciela Fresia Quevedo Flores. Era el menor de 6 hermanos y  padre de cinco  hijos: Lucía Camila, Ignacio, Victoria, Osvaldo y Paloma.

Electo concejal por Tierra Amarilla entre los años 2004 y 2008. Le correspondió asumir como alcalde de la comuna en 2007, en reemplazo de su hermano Yhanss. Ejerció como alcalde titular entre 2012 y 2016. Al cabo de este periodo, volvió a triunfar en las elecciones municipales, pero sólo ejerció medio año, ya que fue destituido por una decisión judicial que tuvo como sanción 700 días de inhabilitación de su cargo.

 La vena política le vino desde su época adolescente, cuando a los 16 años, decidió inscribirse en el Partido Socialista de Chile. En esa misma etapa de su vida, plenamente consciente del cambio de gobierno que necesitaba el país, se enroló en la campaña del “NO”  y, sin temor alguno a posibles consecuencias y represalias, recorrió la comuna invitando a sus vecinos a vencer el miedo y, por lo tanto, a concurrir a las urnas a votar en contra de Augusto Pinochet y, de ese modo, recuperar la democracia perdida por 17 años. No pocos vecinos recuerdan aquella osadía del joven Osvaldo durante esos oscuros días.

Osvaldo Delgado era un hombre formado y curtido por el destino y los azares de la vida; por lo mismo, nunca se avergonzó al reconocer que su título de hombre de bien y con vocación de servicio público se lo ganó en la Universidad de la Vida, desempeñando diversas tareas en la pequeña minería, en los parronales y en la construcción, donde cosechó el reconocimiento de sus superiores y la amistad y cariño de sus compañeros de labor.

Algunas de sus obras más importantes:

1.- Compra de 2 buses de última generación para que viajen los vecinos organizados en juntas de vecinos, clubes deportivos, colegios u organizaciones religiosas a cualquier punto de la región y del país en representación de Tierra Amarilla.

2.- Postación y convenio de electricidad en sectores que hace 24 año no contaban con electricidad, como las tomas de Luis Uribe (250 familias), Raúl Silva Henríquez (150 familias) y Los Loros zona rural de san Antonio (60 familias); en total, 450 familias con una solución definitiva.

3.- Sistema de red de agua potable rural en la localidad de Amolanas, Vizcachas, favoreciendo a más de 100 familias.

4.- Recuperación del emblemático liceo C-10 Jorge Alessandri Rodríguez que estaba en manos de privados por más de 14 años, en condiciones totalmente deteriorado y se abocó a mejorar esa casa de estudio.

5.- Entrega de la población El Escorial, beneficiando a una gran cantidad de familias que esperó por largos años su casa propia.

6.- Construcción del complejo deportivo en Los Loros, con cancha de fútbol empastada y construcción de graderías.

7.- Entrega de más de 270 viviendas de emergencia a familias que perdieron todos sus enseres tras el aluvión del año 2015, tarea complementada con la ayuda social a cada una de las familias damnificadas de Tierra Amarilla.

Sentimientos de la familia:

A nombre de la familia, su hermano Edward, manifestó los siguientes sentimientos:

“Este dolor y padecimiento de perder a Osvaldo lo hemos llevado entre todos los hermanos Lucía, Yhanss, Cristina y yo, con los respectivos hijos y sobrinos, además de su mujer (Roxana Barrios) y sus pequeños hijos. También agradecemos a nuestros sobrinos, Manuel, Jacqueline, Williams y Lorena Olivares Delgado, quienes han estado desinteresadamente en los momentos más difíciles junto a nosotros. Igualmente, agradecer a nuestra prima Nancy Véliz Quevedo y, en general, a todos quienes han estado junto a nosotros en este duro trance.

Nos reconforta pensar que nuestro querido hermano se entregó de alma y corazón al Señor estando en la plenitud de su conciencia, por lo que sabemos que ahora duerme en la espera de la pronta venida de nuestro Señor Jesucristo, donde confiamos que será levantado de entre los muertos junto a nuestra querida madre Graciela, quien nos enseñó a amar a Dios y caminar por su sendero”.

Por decisión tomada en vida por el propio Osvaldo, su cuerpo será cremado. Sin embargo, una vez que la familia tenga en sus manos el ánfora con sus cenizas, se realizará una ceremonia religiosa en la Iglesia Adventista del Séptimo Día de la comuna de Tierra Amarilla, la misma donde acudía personalmente junto a su madre en su época de niño, para que la gente que lo conoció pueda entregarle su último adiós. El día y hora serán informados el próximo martes 2 de noviembre próximo. Cabe hacer notar que su cuerpo será depositado en el Cementerio Municipal de la comuna que tanto amó, descansando el sueño eterno junto a los de su querida madre.

Finalmente, agradecemos las múltiples muestras de cariños que, apenas conocida esta desgraciada noticia, hemos recibido a través de las redes sociales, de la gente que quiso, amó y respetó a nuestro hermano, porque una persona carismática que siempre estuvo al servicio de la comuna y su gente, con su habitual humildad y buena disposición que lo caracterizaron”.

GRACIAS A TODOS… LA FAMILIA

TIERRA AMARILLA, 29 DE OCTUBRE DE 2021