Por Sandra Betancur, subgerente área de arriendos de propiedades Tattersall GDA.

La pandemia nos despojó de muchas costumbres y hábitos que creíamos eran para siempre. Tras dos años de aprender, desaprender, y reaprender estas mismas costumbres, algunos recordamos con nostalgia o extrañeza un mundo que hoy parece lejano. Sin embargo, incluso en tiempos llenos de incertidumbre, como lo fueron esos meses en cuarentena, caímos en el mismo truco de pensar que cosas como el teletrabajo se mantendrían por mucho más tiempo.Pero aquí estamos, ya en un escenario mucho más amigable en términos sanitarios, donde vemos que es mucho más seguro salir de casa. ¿Podremos retomar aquellos hábitos que teníamos previo al Covid-19?

Hoy, el panorama apunta a que sí, al menos en algunos sectores. Por ejemplo, el mercado de arriendos de oficinas se vio duramente afectado durante la pandemia, pero tiene un buen augurio para la segunda mitad del 2022. Antes del 2020, las empresas buscaban grandes superficies de metros cuadrados, y el segmento de oficinas,entre 100 y 300 metros cuadrados, eran las más demandadas. Pero la realidad del mercado actualmente es otra. La necesidad de esas grandes dimensiones ya es pasado. La gran mayoría -si no son todas- de las empresas se redujeron al 50% de su capacidad, porque la mitad de su gente está teletrabajando. Por estos días, y desde la última salida de cuarentena, el mercado ha visto un aumento del segmento entre 50 y 200 metros cuadrados como máximo.

¿Qué es lo que han hecho los propietarios de las oficinas con grandes superficies para poder seguir en el mercado de los arriendos? La remodelación de esos espacios surge como una buena idea, pero una sola oficina extendida no siempre permite las adecuaciones técnicas necesarias para poder subdividirse y arrendarse a más de una empresa; asuntos como el contar con un solo rol y la imposibilidad de adecuar baños dificulta el proceso. Este obstáculo abre paso a la posibilidad de ofrecer estas oficinas a los cowork, estos espacios de trabajo flexibles, donde varios empleados de distintas empresas pueden compartir lugar y generar alianzas y proyectos en conjunto, de forma más natural y sencilla. Estos cowork pueden administrar aquellos espacios de grandes dimensiones, e invertir, transformar y subarrendar en espacios más pequeños, en distintos horarios o días de la semana. Así, un mismo espacio puede ser usado por varias compañías.

Estos nuevos espacios comunes más variados, flexibles, amplios y dinámicos, tienen un muy alto valor para aquellas empresas o emprendimientos que buscan un lugar en donde gestar sus proyectos, que muchas veces se condicen con sus compromisos sociales y valores. Edificios con características sustentables como ahorro de energía, iluminación natural, espacios de reciclaje o similares, le dan valor a la actividad laboral, generando una óptima calidad de vida para sus empleados más que ser simplemente un espacio de trabajo. Por esto, es que empresas cada vez más eligen esta modalidad para sus empleados que no necesariamente volverán a estar de lunes a viernes, de 8 a 18 horas en dichos espacios.

Además de estas nuevas características que ostentan las oficinas post pandemia, se suma el elemento principal: la necesidad de salir de casa. Si bien está la sensación de que las generaciones más jóvenes se adaptaron mucho mejor al teletrabajo durante la pandemia, aquellos trabajadores con hijos o niños en sus casas comienzan a requerir una instancia en donde poder enfocarse mejor. Aunque todos logramos sacar adelante nuestro trabajo desde nuestros hogares, estos espacios no siempre están adaptados de manera adecuada para que desarrollemos nuestras actividades allí. En ese punto es que comenzamos a buscar espacios distintos para trabajar, y las oficinas flexibles son una opción real a la cual recurrir. Si por alguna razón necesito trabajar desde casa, puedo hacerlo, pero si necesito salir, puedo hacerlo también.

Por esta razóncreo que la flexibilidad es la llave para la nueva vida laboral que está surgiendo después de la pandemia. La posibilidad de movernos -o no- es siempre una herramienta que facilita la productividad y comodidad de los empleados. Cada empresa puede diseñar métodos y horarios de trabajo y teletrabajo que se ajusten a sus necesidades y estilo corporativo. Las ganas de salir de casa están y son la base de las buenas proyecciones que existe sobre el mercado de las oficinas para este 2022.