La ostomía es un procedimiento quirúrgico en el que se saca un extremo del intestino a través de una abertura (estoma) hecha en la pared abdominal. Las heces – o la orina en el caso de las urostomías – que se movilizan a través del intestino salen por el estoma hasta una bolsa adherida al abdomen del paciente. Este tipo de procedimientos se realiza a personas afectadas por problemas de salud como cáncer de colon, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o cáncer vesical, y son más comunes de lo que parece.

Por este motivo, el equipo del Policlínico de Ostomías del Hospital San Juan de Dios de Los Andes realizó una actividad educativa a los pacientes que han sido sometidos a este procedimiento. La enfermera Mónica Suárez explicó que la finalidad del encuentro fue enseñarles el uso adecuado de los dispositivos, medidas de higiene básicas para su uso y aspectos de salud mental importantes que deben considerar los pacientes.

Además, en la jornada se hizo patente uno de los temas más sensibles para las personas sometidas a una ostomía y los familiares que están al cuidado de ellos, como es la discriminación que sufren por su condición. Es por este motivo que pacientes, familiares y profesionales hicieron un llamado a la comunidad para visibilizar y tomar conciencia que existen muchas personas con esta condición y que no deben ser discriminadas por este motivo.

Un ejemplo gráfico de esta discriminación ocurre cuando, en lugares públicos, las personas con ostomía solicitan hacer uso del baño para discapacitados y no se les permite. Desafortunada mente, los baños públicos no tienen el espacio suficiente ni las condiciones necesarias para que las personas con ostomía puedan realizarse un aseo adecuado. Por este motivo, apelan a la comprensión y solidaridad de las demás personas.