• SAN ESTEBAN.- Debido a la emergencia, diversos lugares de la comuna – principalmente aquellos que se abastecen mediante APR – se vieron afectados.

No se tenía conocimiento de una emergencia de tal magnitud en San Esteban desde al menos 40 años. Así lo señalan los vecinos y autoridades de la comuna ante el aluvión y evento climático ocurrido los pasados domingo y lunes, que provocaron deslizamiento de barro, árboles y troncos que obstaculizaron caminos, afectaron viviendas y cortaron los suministros eléctrico e hídrico para los sectores procordilleranos.

Debido a ello, los equipos municipales enfocaron su trabajo en abastecer de agua aquellos lugares que lo requieren, principalmente, los APRs, que cuentan con un número significativo de usuarios.

Entre los lugares que requirieron de mayor intervención fueron cubiertos este martes fueron Campos Ahumada alto y bajo, El Gredal, El Cobre e Higueral.

En este sentido, Carlos Álamos, Director de Seguridad Pública y Emergencia, señaló que “el municipio se mantiene trabajando con apoyo de camiones aljibes en aquellas viviendas que, producto del aluvión, han perdido las conexiones de agua potable o captaciones de agua”, afirmó.

Monitoreo de emergencia

Respecto al trabajo en terreno, Álamos informó que, junto a bomberos y Carabineros, mantienen el monitoreo a puntos críticos. En ese sentido, durante la jornada de este martes, Vialidad y el municipio desarrollaron tarea de despeje del barro y sedimentos del camino público en el sector de la Quebrada El Arpa, ubicada en Campos de Ahumada Alto, “lo que permitió que pudiéramos volver a conectar esta ruta, ya que se encontraban tres familias aisladas”, comentó.

Finalmente, el profesional reiteró el llamado a la precaución, insistiendo en no asistir a zonas precordilleranas o cursos de agua para así evitar situaciones de riesgo.